Reblogueando y comentando a José Lara Fuentes, en…

“Casita de Muñecas. A mi hija”   

José es mucho más feliz de lo que él mismo cree ahora. Disfruta de tener una preciosa hija que se ha convertido en el centro de su vida y de su atención, pero es muy difícil ser padre y a eso, nadie enseña, solo se aprende, después de haberlo sido y desde la convicción de que, siempre, es mejor intentarlo que abandonar; que, obligados a elegir, es mejor ser un padrazo excesivo, que no tener padre o que no ejerza.

Por todo ello, al leer su entrada, llena de amor e inquietud, volví a extenderme en mis comentarios y, de nuevo, comparto esta reflexión con todas y todos vosotros. Ahí va pues, su entrada y mi comentario.

Gracias José 

Casita de Muñecas . A mi hija.

Pierdo fuerzas, la fatiga me abraza                                          para Soirett D L S.
lo he intentado, él lo sabe,
pero siento que no he sido asertivo.

Cada consejo que nace de la fuente de mi alma, no llega a su destino,
se hace vulnerable, desnudando mi fragilidad, que no reíste mas caídas.
Mi alma está en llamas, me carcome la angustia,
porque no paran de caer letras muertas de mis labios
que divorciados están de tus oídos.
No hago más que preocuparme por ti,
pero el viento sopla en dirección a tu sombra
-te lleva arrastras, te aleja de mi margen-.

¡Qué tragedia la mía¡
-La angustia sobrepasa mi deseo-
El deseo de construirte la casita de muñecas que tanto soñé para ti,
desafortunadamente ,en mi interior, se desmorona.

En cada centímetro de madera
pululan polillas que carcomen
desesperadamente la resina de la casita de muñecas que soñaba para ti.

Se petrifica mi alma,
se desmorona la casita de madera y con ella
mi aliento.
Mis sueños,
ya no colorean tu mirada, creo equivocar la táctica
porque la casita de muñecas desaparece acrecentando mi desconsuelo,
ya no hace más que ahuyentarse,
irse lejos y cada día más lejos de mis márgenes.

Distraído parezco caminar por el mundo, ya no logro ni siquiera
visualizar los pilares que prolongan el tallado de tu corazón.

Pierdo fuerzas, voy a gatas, pero defraudarte nunca hija mía,
no hay nada que pueda vencerme, seguiré luchando,
aunque tenga sueño y las sabanas me arrastren al desconsuelo,
ni siquiera Pitágoras aunque se empeñe en ser intolerante
hará que pueda fallarte.

Confía en mí, hija mía,
como yo confió en el universo
que tiene nuestro calendario.
Hija mía, seguiré cada vez más cerca de ti,
vigilante de tu desarrollo de tu bienestar
impulsándote por siempre.

Hoy, la angustia pasa y estás líneas desahogan mi pena
y avivan mi creencia y fe en nosotros, en nuestra sangre
en nuestro porvenir que en equilibrio y armonía por destino conseguiremos.
El universo te bendiga Mi Mucuchita.

56801e4a3af1ddb38014bd81c17b7597--sabela-cata

JOSE LARA FUENTES

Comentario:

Bello y “humano” tu poema. Disfruta de tu hija, como corresponde, ocúpate de ella, pero no te preocupes, ríete con ella para tapar tus penas. Mira como crece, porque crecerá, contra todo deseo o impedimento.
Todo hijo, empieza a madurar oponiéndose a sus padres, su identidad le pertenece, aunque luego, e inevitablemente, lleva mucho más de ti, de lo que ahora cree o siente y que acaba reencontrando, cuando es dueña de lo que ella quiere de ti, que es mucho, te aseguro, porque el amor del bueno, siempre vuelve y porque ahora sabrá que siempre estarás presente.
Déjala venir, no te aceleres ni te impacientes, no la ahogues con tu amor omnipresente, y al tiempo, no te alejes, para que te sienta cerca, sin sentirse apabullada, que no la impidas volar por miedo a que se caiga. No tengas duda al respecto, se caerá y tendrá, la fuerza que le des, y tus manos, y otras manos, para levantarse una y otra vez, no trates de evitar lo inevitable, es agotador e inútil.
No sueñes por ella, deja que te cuente sus sueños para soñar con ella, los tuyos, son pasado.
No te angusties, tu angustia le hará huir mucho más que tus palabras y tus buenas intenciones.
Por mucho que tú quieras a tu hija, ella no es solo tuya; es hija de su tiempo y de su vida, más que de la tuya.
Disfruta cuando la veas fuerte e independiente, capaz de amar y ser amada “per se”
No aconsejes, ni hagas caso de consejos, ni siquiera, y viva la paradoja, de este.
¡Qué difícil es! ¿verdad?

Este comentario es fruto, lo lamento o quizás no, de mi formación y de mi deformación, profesional. Pero, sobre todo, por ser padre de dos hijos que ya volaron y porque, ahora, puedo aprender de ellos y nos queremos todos intensamente, tras haber cometido todos los errores.
…Si me permites, voy a rebloguear tu entrada y este comentario.
Un abrazo.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Gracias Pazlabrasdeluz.Muy feliz por tus consecuentes orientaciones y precisas expresiones de apoyo .Con más compromiso y dedicación. Muy Feliz.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s