Los ingenuos (11)

NocturnoPºCristal-1-crop

Hoy también me he despistado
y sin saber el cómo, ni el porqué
he vuelto a caminar al revés,
por techos y por tejados.

Mi cielo era tu suelo
y aún no me he enterado,
porqué cambian las cosas
solo por mirarlas
de uno o de otro lado;

y de jóvenes delirios lleno
he ido confundiendo
lámparas de cristal
con surtidores helados,
inmóviles y pequeños;

y he soñado
que se paraba el tiempo
y andaba por el techo del jardín,
e intentaba escuchar la caída
y beber, de la columna inmóvil
del acuático cristal,
lamiendo sus lágrimas,
duras y secas,
que aumentaban mi sed.

Son más largos los años y los días,
cuando se ha vivido menos,
digamos,
que aquello queda lejos;

pero vive y se quedó,
atrapada en el papel,
mi visión alucinada,
que me hace tomar a risa,
la pantalla del teléfono,
a la que, ahora,
dicen que es y llaman
de “cristal líquido”

Mas ten cuidado,
yo sigo viendo
un plano y negro cristal,
un paño de lágrimas
y de palabras lejanas;

y, si la mojas, estalla,
no me dejará ver tu cara
y sorda se hará tu mirada.

20180210_114856volteo-croprec
(de “Los Ingenuos” – 11 -)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Anuncios

2 comentarios en “Los ingenuos (11)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s