Hasta siempre, Forges. La triste viñeta de la mañana de hoy

20160906_200306-cropBUENA.jpg

Toda una vida usando el humor como eficaz recurso para ayudarnos a ser críticos, a reflexionar, a amar la libre iniciativa. Desde los años sesenta en “Pueblo”, desde el inicio de “Hermano Lobo”, “Por favor”,”El Jueves”,… o en la prensa diaria con esa viñeta que dejará un hueco hondo en “El País” 

Nos enseñó también, y entre otras muchas obras, Informática para torpes o su personal Historia de aquí,…

Y ya no pudo más, son malas las recaídas en aquello que creías haber dejado atrás después de 50 años largos de lucha… Y así ha sucedido; en pleno rebrote de la represión, del regreso impenitente de los cachorros del franquismo, del ataque a la libertad de expresión, del regreso con tufos de venganza de la censura, del apoltronamiento en el poder de personajes a los que les molesta la crítica y la discrepancia, – y mira si dan motivos y acumulan “méritos” cada día -, don Antonio Fraguas (Forges para los amigos; es decir, para todos) se ha ido.

Es un lugar común decir que “dejará huella” pero, en este caso, también es una obviedad tan notoria, que duele. Su enfoque vital le permitía ver todo a través de su personal sentido del humor, y últimamente, predicar en el desierto o ser náufrago en su isla, empezó a hacérsele una broma pesada. Este país cainita, autodestructivo, cosido a golpes y soldado a hierro, encaja mal las visiones relajadas y divergentes de todo aquello que odian.

Y Forges, que nos acompañó durante toda una vida, era esa persona con la que era imposible enfadarse, pero que producía resquemor a más de dos con lo que decían Blasillo, las abuelillas “enterás” con su eterno pañuelo a la cabeza y su paso trotón, Mariano, el burgués, que cuando su tocayo llegó a presidente del gobierno, desapareció, para que nadie le confundiera, porque él, también tenía “sus” principios, los náufragos eternos,… y tantos otros. Nos dejó, incluso, palabras propias que se han incorporado al acerbo común, tales como “bocata” que ya se incluye en la última edición del diccionario de la RAE dada la extensión y generalización de su uso .

Aún recuerdo la escena de mi hijo Juan entrando en mi despacho, próxima mi jubilación, con su lámina dedicada. La sorpresa y  la alegría todavía me duran y, hoy, quiero compartir con todos ese recuerdo, y preguntarte a ti, Antonio: – ¿Quién te ha dicho que ya habías terminado? … Te hago saber que, por aquí sigues, y que tu permanencia entre nosotros va para largo.

Un abrazo Antonio

IMG-20160627-WA0000
Viñeta de Forges en “El País” 27.06.2016

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s