Deducciones Acientíficas (4) – Gestión y Administración Pública y de Empresas (2)

CONVOCATORIA DE SESIÓN – SEMINARIO SOBRE BUEN GOBIERNO

Gestión e intervención en conflictos

Nota PreviaEl documento que se adjunta constituye la base del debate, las ideas generadoras para el posterior desarrollo del Seminario. Recordamos a nuestros alumnos (todos, dirigentes políticos y empresariales) la ya conocida incompatibilidad entre los contenidos de materias como Ética y Moral y los de Gestión y Administración, objeto de esta sesión. Se avisa por ello que, aquellas personas que tengan objeciones, dudas, o que no sean capaces de permanecer impertérritas ante estos dilemas, excusen y eviten su asistencia, supondría una pérdida de tiempo para ellas y para esta Incátedra.

Documento Base :

1.- Ante cualquier conflicto, el dirigente no debe litigar nunca, pero sí ha de moverse siempre y mostrando convencimiento, soltura y confianza entre los litigantes. Observará atentamente quién tiene más seguidores, o quién lleva las de ganar, para expresarle en privado su apoyo, a la vez que, dada su situación, pide discreción respecto a la parte contraria y asegura que sabrá recompensarles más adelante.

          Es importante elegir a aquellos de los que pueda obtenerse mayor beneficio e información en el intercambio de favores. Y a partir de ahí, arbitrar siempre haciendo ver que lo mejor, lo conveniente, lo que dicta el sentido común, es aquello que beneficia a tus aliados. En el caso de denuncia o controversia, mantendrá su decisión con absoluto convencimiento de que, la suya, era la mejor decisión posible. La propia animadversión de sus oponentes y el apoyo de “los suyos” justificará su resistencia.

2.-  Se recuerda que en cualquier conflicto en el que sea más conveniente ordenar que negociar, no es posible ser “justos” con ambas partes, ya que los grupos o personas opositoras, siempre tomarán como injusto aquello que atente a sus intereses —y viceversa—

          El uso del término “justicia” debe evitarse siempre que sea posible; dadas las posibles derivaciones hacia conceptos como la ética o la moral que, como ustedes ya conocen, no son compatibles con nuestros planteamientos. Se aconseja su sustitución por el concepto de “actuar dentro de la legalidad establecida”  
Quiero recordarles lo beneficioso de esta expresión para ustedes, por ser los que tienen el poder y la capacidad para modificar las leyes, suprimiendo de ellas aquello que les pueda perjudicar e incorporando lo que les beneficie, siempre, en aras de La Justicia, y para adaptarse a las nuevas necesidades de los nuevos tiempos.

3.- Según lo expuesto y para mantener el poder obtenido o recibido, sera fundamental que mantengan las divisiones, la existencia de opciones contrapuestas… Y si estas desaparecieran o perdieran relevancia, pues se “fabrican” creando la imagen de una empresa con una competencia feroz que está generando pérdidas y puede acarrear despidos o bajadas de sueldo, para disgusto de los directivos y accionistas (“aquí perdemos todos si no nos cargamos o boicoteamos a nuestros competidores”) y sin discusiones, que esto es algo muy serio para que se juegue con ello.

      En el caso de los políticos o gobernantes, lo tienen mucho más fácil, basta, por ejemplo, con fabricar nacionalismos que reafirmen u opongan sentimientos de pertenencia y añadir a estos, beneficios económicos y de poder relacionados con una u otra facción. Como prueba, o quizás ya, experimento sociológico, analicen la violencia, los odios y los enfrentamientos en el fútbol y los inmensos beneficios económicos que les genera a los accionistas, presidentes y directivos de esos clubes por ser “grandes rivales” 

          Además recuerden que la representación política se estructura en partidos, bonito nombre, que también es el participio del verbo “partir”, sinónimo de “fracturar” “dividir”… y casi homónimo de “re-partir”  —¿recuerdan aquel viejo y famoso refrán que decía: “que el que parte y reparte se queda con la mejor parte”?— 

          Tenemos la gran fortuna de que la mayoría de la población ha aceptado que, para que nuestra forma de gobierno sea una democracia, es suficiente con ir a depositar su voto cada cuatro años, y que tampoco se planteen que, a quién votan es a los representantes de sus partidos políticos, y que ellos son los que eligen —en realidad ya lo llevan elegido antes de que se celebren las elecciones— a la persona encargada de gobernar. Y también a estos mismos representantes, les corresponderá el reparto de cargos, grupos, miembros de la oposición (lo que también resulta ser una ocupación muy rentable) etcétera, etcétera,…

          En suma, que gobernando o ejerciendo la oposición, se irán turnando entre ellos y ampliando su pecunio, sus contactos, sus influencias y su tráfico de las mismas, sus negocios… Y así, se asegurarán su alto nivel de vida para siempre —incluida oficina, coche oficial, escolta, secretaria y super-pensión vitalicia a cargo del erario público— Dicho de otro modo, todo se re-parte inter-nos  pero no se suelta nunca ¡Serían ustedes tontos, si lo hicieran!

          Deben, en consecuencia, evitar la aparición de plataformas u otras formas de participación política, que puedan romper esta estructura de partidos sobre la que fundamentan ustedes su poder. Sería terrible que, grupos de ciudadanos, se unieran para proponer leyes o pactos transversales, para lograr objetivos, o solucionar problemas concretos y de general interés (sanidad, educación, pensiones, servicios sociales,…) y que, estas plataformas temporales, sin ánimo de continuidad o permanencia, después de la solución de la cuestión concreta para el que fueron creadas, adquirieran una representación suficiente para evitar el oligopolio de los partidos.

          Pongan todo su empeño y energía —judicial, legislativa y ejecutiva— en perseguir y evitar la opinión o disensión que no venga a través de los cauces que ustedes controlan. Han de evitar a toda costa, cualquier consulta pública colectiva. No importaría que ganasen, incluso con amplia mayoría, la primera que les propusieran. No deberían aceptar, en modo alguno, su celebración. El problema no estaría en el resultado, sino en que habrían abierto una puerta que no pueden permitirse y que les haría depender directamente de la opinión pública, en lugar del apoyo de sus aliados y cómplices.

    Manténgase firmes, ilegalicen y repriman cualquier forma de expresión, manifestación u opinión que pueda cuestionar su estructura de poder. Tengan en cuenta que ustedes están protegiendo los intereses de “los suyos” su familia, sus negocios, su estatus, su (posesivo, de su propiedad) país… Y eso, siempre es más importante que las soflamas de tanta gente interesada en hacerles caer.

          De su interés

Al ser un seminario restringido, a las personas que muestren su interés y aprovechamiento en el mismo, se les obsequiará con uno de los títulos de esta Incátedra, tales como Grados Degradados, Remasteres, Diploma-sin-al-turas,… Esta oferta afecta a todos los políticos de cualquier signo o ideología, pero que sean, militantes de uno u otro partido. Es decir, de los que parten y reparten

Este es un ejercicio de FPIOCI (Ficción Politica Imposible O Casi Imposible) Se recuerda, también, que estamos ante un ejercicio de antidocencia, impartido por esta Incátedra de la Antiuniversidad No Autónoma (AUNA) 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s