COPLILLAS DE PUEBLO (o de la mala leche)

el

EN.LAS.PORTAS

—pueden cantarse con acompañamiento

de calderos, cucharillas con botellas de anís,

ras ras de guitarras y palmas o castañuelas—

 

Tengo un amigo, Remigio,
que es un tío listísimo,
va a toda velocidad,
a ti, a mí, o a una enciclopedia
les echa una miradita,
y ya sabe de qué va.

Ante tal facilidad,
era admirado por todos,
del cole a la Facultad.
No le cabía la duda,
todo era seguridad,
cuando te lo dice él,
da por cierto que es verdad.

“Remi” era tan deslumbrante
que cegaba a los demás
y no tenía sentido, cuestionar,
o liarte a reflexionar.

—Vamos, deprisa, deprisa,
que esto ya está,
hay que ir a por lo siguiente
que no hay tiempo que perder
y hay mucho por lograr—

Salió corriendo Remigio,
a toda velocidad,
y en medio de ningún sitio,
se vio obligado a frenar.
Sus amigos, su alegría,
sus secretos, su verdad,
no le podían alcanzar,
y menos, hacía posible
que le hablaran, consolarle,
compartir, reír, llorar,…

José María, que era el tonto,
decían,
se sentaba cada día
a ver el tiempo pasar,
iba preguntando a todos,
por la familia, el tiempo,
y otras muchas tonterías,
a juicio de los demás.

Y todos de él se reían
por su boca siempre abierta,
por esa eterna sonrisa.
Pero, por ver pararse a la gente,
no le importaban las burlas
que le hacían los demás;
con él o de él, da igual,
la meta de José Mari
era tan solo lograr,
hacer reír a los demás.

En el pueblo, aquel día,
en que Remigio llegó,
sin norte y sin compañía,
todos le compadecían,
y nadie llegó a entender

que el tonto José María,
se riera sin parar.
Y a voces repetía:
—¿Dónde ibas?
¿Adónde querías llegar?
¿Qué nos querías traer?

Y mientras se lo decía,
le caía la saliva,
bajando por su barbilla
a su camisa amarilla.
¡Ay que pena da este tonto!
de verdad.
                                                                                                                         Y me dice la Juliana
                                                                                                                         que debo dejarlo ya,
                                                                                                                                        que ya vale
                                                                                                               de hablar de la gente mal,
                                                                                                       y que, a lo que estoy contando,
                                                                                                                           ya mismo le ponga

                                                                                                                                                     FIN

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s