Los asesinos de Palestina

Quizás no tenga demasiado valor el maldecir o el opinar, frente a quién está dispuesto a matar de forma gratuita para imponer su voluntad. Pero, siempre, será peor callar.
Más duras que las palabras, son los hechos que las provocan y aún más duras las quisiéramos, convertirlas en acero blindado, para parar todas las balas que provocan muertes injustas y afiladas como cuchillos, para los que las provocan, en nombre de mentiras, dioses o imbéciles rubios, necios, ineptos e impostores como el que dice “gobernar” el mundo.
Por todo lo cual, me sumo a la entrada de Iñaki Narvalaz (“Corazones Idiotas”) y reblogueo.
Gracias Iñaki
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Corazones Idiotas

Maldigo cada puto disparo de gatillo fácil
que sobrevuela el desierto y encuentra sangre,
que se derrama despacio, sin importancia,
porque el muerto es un niño, una madre, un hermano.

Maldigo al puto rey de la muerte
que en cobardía asesina sin corazón,
como arrancado de la tierra, salvaje,
vestido de balas y garras inhumanas.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

“Poesía de palabras duras”

Fotografía de AP/Diario Clarín

Ver la entrada original

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. riol.angel dice:

    Triste realidad

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s