Perdido (o consecuente)

Y aquí estoy en mi laberinto
de lo no deseado e inevitable,
espiral, noria, rueda,
sin fin de taladro o de tornillo
agujereando el túnel de la vida,
infame, dimitido, perdido
de hoz y coz en este lío.

Sé que voy a afirmar
que nada es de lo que fue,
que aun siéndolo en su tiempo,
ya no es, que miento,
cuando digo la verdad,
pues no hay seguridad
más que en la duda.

No encuentro otra palabra
que la sustituya, ni siquiera,
un antónimo para ella;
que si es falso mi acierto,
ya no es cierto,
y se hace otra vez la duda…

Y si llegó a ser verdadero,
la pátina del tiempo
ha de dejarlo mudo,
inútil por perecedero.

No sé de qué ni para qué hablo,
ya dije que no tengo la palabra;
ni quieras saber, tampoco,
porqué hay veces que gozo y. otras,
que me ahogo en mi silencio…

Y vivo cómo y dónde puedo,
sin otro lugar que ningún sitio.
Y no sé si es consuelo,
saber que ya no puedo
volver a equivocarme.
¿Cuánta muerte me queda por delante?

Déjame, al menos,
marcharme aún de día,
amando y buscando,
inútilmente, una salida.
Solo es cuestión de tiempo,
no tengas prisa,
no hay escapatoria para el olvido.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s