Anti-Real-Universidad (6): Medicina y Psicología Clínica (2)

doctor-3457027__340BUENA

Estilo y usos gramaticales para médicos y terapeutas:

Es evidente, mis apreciados y dilectos alumnos, que el Lenguaje y su uso, conforma y establece niveles en la comunicación interpersonal. Y, teniendo en cuenta que esto ocurre, para bien o para mal, en cualquier acto comunicativo, siempre será más conveniente que exista una intencionalidad buscada e inequívoca, que establezca y configure el tipo de relación que establecemos, especialmente con nuestros pacientes, para que estos, desde la primera sesión o consulta, tengan claro que ha de predominar el principio de autoridad y que, en la relación médico-paciente, se aceptará sin dudar, que el único capacitado para opinar o diagnosticar es el primero y que, al segundo, como su propia denominación indica, solo le queda acatar y obedecer paciente-mente, si quiere o necesita continuar la relación establecida.

Para darles valor científico, en la redacción de historias e informes se pondrá especial cuidado en construir siempre oraciones sin sujeto, impersonales. En el cuerpo del texto, nunca deberá aparecer un nombre, ni se hablará de un ser humano, sino que siempre utilizaremos, indistintamente y para todos, el término “paciente” 

Si nos vemos obligados a precisar o detallar alguna característica relevante y distintiva del paciente objeto de estudio, se hará siempre de manera aséptica o impersonal. Veamos un ejemplo en un fragmento de informe clínico:

“Hembra adulta, hiperglucémica y con sobrepeso, que refiere dificultades para el desplazamiento y dolor agudo en las articulaciones de los MM. II…”

Como pueden comprobar, esto podría aplicarse igualmente a una mujer, a una rata de laboratorio o a una hembra de chimpancé. Sería catastrófico que algún profesional intentase confundir un historial con una historia, con un relato, una narración o un cuento. Esto implicaría el acercamiento a la personalidad, el carácter y la actitud de cada persona. O, dicho de otra manera, permitiría la afectividad o la empatía con el sujeto–paciente, o pasivo, lo que daría lugar a un cambio de rol que supondría, de facto, darle un protagonismo inadecuado.

Lo importante es que ustedes sepan qué tienen que curar y no “a quién”… Debemos de curar enfermedades, más allá de las identidades. También es válido convertir al paciente en caso, lo que resulta aún más impersonal y pasivo, llegando a que el o la paciente, pasen a ser objetos genéricos  —sin género ni rasgo distintivo— piezas o fragmentos que han de arreglarse o repararse: El caso ha sido analizado por la Unidad de Salud Mental, determinándose…”  

Como pueden ver, cuando ustedes se gradúen y reciban una bata blanca, con una cartela en el bolsillo superior, y en la que figurará su nombre completo, titulación, especialidad y número de colegiado, estarán recibiendo con ella, un principio indiscutido e indiscutible de autoridad, que no debe cuestionarse en ningún momento. Todo el cuerpo médico se encargará de apoyarles siempre para que así sea. 

Y para terminar, les aconsejo que sigan manteniendo y perfeccionando en sus recetas o notificaciones manuscritas, esa letra cada vez más ilegible que, unida a los acortamientos y abreviaturas propias de su jerga profesional, establecen una nueva distancia con los neófitos. 

Muchas gracias por su atención e interés.

_______________________

Nota Bene (o solo para los amiguetes) 

El lenguaje académico me exige el empleo de los términos rimbombantes y largos para aparentar la necesaria erudición y establecer la adecuada distancia con el común de los mortales. Que nadie pueda discutiros los argumentos de autoridad de vuestra profesión. Repito, vosotros sois los que mandáis y entendéis vuestra materia, y ellos, solo, los pacientes (puede decirse, también, “padecientes”)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Gl dice:

    Toda la razón ! Cuanta autoridad ha perdido el médico….
    Unas veces por los pacientes listillos que todo lo consultan por Internet y cuando acuden a la consulta llevan elaborado su propio diagnóstico y otras por la propia administración que parece que es la que indica al facultativo l9 que tienen que tratar en su prescripcion , valoracion y coste de la enfermedad a diagnosticar.
    De esta manera se va mermando autoridad y juramento hipocrático.

    Le gusta a 2 personas

    1. Cierto, y si a eso unimos la actitud corporativa y la imperdonable falta de capacidad de algunos, cada vez menos, profesionales para escuchar, compartir o comunicar, el panorama se vuelve muy oscuro.
      Por eso, el uso del lenguaje no es inocente y conlleva en muchísimas ocasiones prejuicios establecidos. Gracias por comentar

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s