Viejos versos de cuando era joven (8)

 

loscuentosdelaabuela.com
Imagen: loscuentosdelaabuela.com

Porque quiero creerte,
yo te creo
y quiero yo
que me quieras
porque yo a ti,
te quiero.

No tengo nada claro,
pero sí quiero tenerlo,
tú me dices que es de noche
y ya nada veo,
y, ciego, te voy buscando.

Dime que sí
y por ti intentaré,
volver en fuego la nieve
y fundirnos como el agua
en un abrazo hasta el cielo.

Vente conmigo libre,
sin temores,
para que, juntos,
logremos ser amantes,
sin dejar de ser amigos.

Sin premuras ni exigencias
yo, estaré siempre contigo,
y a un tiempo,
caminaras sin compañía
cuando tú así lo quieras.

Y, a la vez has de saber,
que nunca vas a estar sola
y que conmigo estarás,
de dos maneras:

sin molestar y a distancia,
las más de las veces,
cuando te tenga y te piense,

y sin dejar de abrazarte,
cuando junto a ti me encuentre.
Y si aún me quedara tiempo,
sin agobios, tranquilo,
confiado, deseando
y a la espera
de poder volver a verte,
cómo y cuando tú quieras;

pero sin renunciar,
ni a un momento,
y no es que sea impaciente,
solo es por aprovechar
este ahora, nuestro tiempo,
que ya pasamos los veinte.

(de “Viejos versos de cuando era joven” – 8 -)

 

Anuncios

Comunicado y/o disculpas

04.e56ba442394f4186ee657c04c7692a6e

Nada más lejos de mi intención que molestar o herir la sensibilidad de alguien con las publicaciones de este sitio. Por ello, procedo a eliminar la entrada “Versos sueltos y no resueltos (1)”

Respeto las creencias de la buena gente y el valor y la ejemplaridad de sus obras, admiro a muchos amigos, conocidos y no conocidos que, en nombre de su fe, se dejan la vida (literalmente en muchas ocasiones) y me honro de haber trabajado con algunas de estas personas en servicios de apoyo, ayuda y orientación, en residencias, centros docentes y asistenciales, y comunidades para los más desfavorecidos.

En modo alguno, estaba atacando la religiosidad, creencias o convicciones  de nadie, solo a aquellos que las imponen y utilizan en su beneficio, aprovechándose de la buena fe de los demás y sin importarles lo más mínimo el daño que pueda causarles su actitud inquisitorial contra los “descarriados” les aseguro que, sobre todo buscando u ocupando posiciones de poder, en la Iglesia, en la política y en muchas instituciones, también he visto algunos así, son los menos, pero los más dañinos.

Entiendo, pues, que haya quién se sienta ofendido y quiero por ello, hacer desaparecer esta entrada y el debate provocado.

Pido perdón por este error en mis capacidades de comunicación y os envío un abrazo, a todos y a todas, con toda mi humanidad.

Y muchas, muchas gracias por vuestra atención e interés.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Es vital o insubstancial,… según lo vea cada cuál

imagesSEOdibu2.ORG2                                                              imagesSEOdibu.org

Cuelgan nidos de oropéndola
en pérgolas con caléndulas
y plantas incandescentes.
Relejano de virajes vas llegando
y veo como te vas… yo lo sé
y lo ignoran los demás;
o, quizás, me haya enredado
y me pueda equivocar,

images (dibu2)
entre flores voladoras,
y núbiles asfódelos,
selváticos, trepadores,
junto a inmóviles gorriones
mirándome a mí, y, detrás,
a horizontes que se inclinan,
imponentes, desafiantes,
hasta ser su vertical.

Hay muy poca gente triste
Y casi toda sonríe
con labios sabios de amor.
Hay bellezas diferentes,
encuentros no programados,
bosques fríos, manantiales
y luminosos volcanes,
con fuegos artificiales,
y con lava de colores.

images (dibu18)

Los efluvios son sonrisas
y las equivocaciones,
se transforman en canciones.
Aquí, hay prisa por vivir,
pero no por tener que ir
de acá para allá, en rutina,
procesiones, ansiedades
y falsas necesidades,
que aquí se pueden cambiar
por las flores de paloma
de la paz.

* * *

¿Tú oyes lo que estás diciendo?
soy tu médico y tu amigo.
Se te ha ido la cabeza,
no estás en la realidad,
me preocupa que te ataque
la demencia intempestiva,
que intentes huir de tu vida.
Yo, no te quiero asustar,
pero ¡vuelve! o te perderás,
y hasta ese mundo extraño,
yo ya no podré llegar.

Pobrecito mi doctor,
médico – reparador:
no es que no quiera volver,
es que te invito a saltar,
que te vengas a este lado,
antes de que sigas viendo
que todo se va a la mierda
y no poderlo evitar
cuando contigo no cuentan.

Sin miedo, con osadía,
y con esta lucidez mía,
que no alcanzas a entender,
yo ya emprendí mi camino
y empecé a desconectar
de cuanto era tan manido,
aburrido, obligado, repetido…

Y encontré a nuevas gentes
con las que puedo charlar,
sin temores, con limpieza,
sin prejuicios ni etiquetas.

Quizás los que ya no estemos
seamos la gran multitud
cuando vengan a preguntar
dónde podríamos estar;

quizás, ya no nos encuentren,
y si aún es gratis soñar,
pues ahora se quedarán
sin súbditos ni votantes,
que en este tiempo, igual da,
(no confundirse con igual-dad)

DSC_0184-recorte02-crop

O, quizás, no ocurrirá así,
Pero yo pienso quedarme
en mi personal insania,
frente a una insana sociedad,
y a la vez estar atento
a cuanto nos pueda cambiar.

Y si quieres ayudarme
búscate en tu alegría,
que esto es cuestión personal,
y no quiero diagnósticos,
nos pueden perjudicar,
auto-profecías cumplidas
si nos hacen sentir mal.

Es mi propia voluntad,
la que elige vivir y escribir así,
– lo que viene a ser igual -,
sin excusas ni pretextos,
qué más da como lo haga,
es cuestión de cada cual
sí lo hacemos bien o mal.

No me preocupa la métrica,
que la vida no se mide,
voy volcando lo que sale,
tratando de disfrutar
y cuido después los frutos,
para poder compartir
y cultivar tu amistad.

Una vez más,
soy pura contra-dicción,
antagonista de mí…
y qué le vamos a hacer
si yo quiero ser así
y yo si sé lo que digo,
aunque, trémula la voz,
saboreo, infantil,
mis tesoros escondidos
y sus mágicas palabras.

Es tan sana esta locura
que echaréis tierra en mi voz,
y yo seguiré escribiendo:

Lúgubre lúcula perseguidora
tizna de ruidos azules
mis temblores de olas, y
de ese mar pequeño, asoma
repunta en curva redonda
y, suavizando su filo,
impido cortar el cristal
de su agua de colorines…

images.dibu3

Índole, índele, piétrole,
sandarrandín, san andarán
sandarrandán, donde estarán,
líndula y polilíndula
língula que habla y besa
tralarí, tralará, la, la….

(de “Otoño sentido”  – 14 -)

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

PIM PUM PAM… Reblogueo en recuerdo de la querida Gloria Fuertes…

y desde la sintonía con esta bloguera y su LIBRO DE CARTAS NO ENTREGADAS”

SU ENTRADA:  https://librodecartasnoentregadas.wordpress.com/2017/12/22/pim-pum-pam/comment-page-1/#comment-7

Y MI COMENTARIO:

Encantado de haber descubierto tus cartas, hermosas… El título y el contenido de tu blog, me ha recordado un poema de una poeta amiga, injustamente, medio desconocida y con un corazón que no le cabía en el cuerpo y despistaba a la gente que no sabe mirar dentro de una mirada o de una sonrisa. Me refiero a la tristemente desaparecida Gloria Fuertes, de la que te adjunto el poema “Cartas” para que disfrutes de tu-su buena sintonía:

Carta

Queridos pobres:
Recibí todas vuestras cartas,
las que no me habéis escrito
llegaron,
por el aire que viene de las casas
baratas,
por el aire que viene de la aldea,
por el aire que viene de la fábrica,
por el aire que viene de la mina,
por el aire que viene de la barca,
elegidos ciudadanos sencillos, sé
todo lo que os pasa.
Los que tenéis oficios, los que pisáis
andamio,
los que con la herramienta os herís a
lo tonto,
los que andáis por el agua de
Valencia,
los que hacéis el arroz o los
garbanzos,
los que dormís de día y por la noche
en la barca a recogernos el pescado.
Recibí vuestras cartas labradores,
vendimiadores recibí vuestros
salmos
y pescadores también vuestras
noticias,
sé todo lo que hacéis y lo que os
pasa siento,
quedo enterada de que algunos
jornales han subido
y aún no os llega;
y os llega como sé el agua al cuello,
y la voz nunca os llega a no ser mía,
pero os llega el trabajo a la mañana
y la salud al cuerpo
y el hijo otra vez, enhorabuena.
Yo no puedo de lo que me decís
haceros nada.
Tan sólo recordaros ya que el
hombre de libros está en ello,
que os dibuja mis pobres, que os
entiende,
que se quiere ocupar de todo eso,
que me decís
/en vuestras cortas cartas.
y escribirán a los ministros.
Y nada más por hoy pobres amigos,
lo mejor de la vida sois, lo que la
alza. También entráis vosotros los que
vais a oficina,
los que vendéis verduras y los que
hacéis las casas,
los que guiáis los coches, los que
regáis con agua.
Pobres de mil oficios, no estáis
solos,
aquí un poeta os canta,
luego vendrán más.

(Gloria Fuertes, en: Leopoldo de Luis,
Poesía Social, Edic. Júcar, 1982)

Te sigo y reblogueo.
Un abrazo

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Libro de cartas no entregadas

ME GUSTA CUANDO EL SONIDO DE TU VOZ SE DESVANECE DE A POCO MIENTRAS ENTRO EN VIAJE.
A VECES TE LLEVO CONMIGO
A VECES TE DEJO EN CASA
TE DEJO DESCANSAR DE MI
MI FRIALDAD PUEDE QUE A VECES TE QUEME
MI AMOR PUEDE QUE A VECES TE AHOGUE
MI MIEDO PUEDE SER CONTAGIOSO
PERO TODA TOS DESPUES DE UNOS DIAS DE JUERGA, PASA.
Y VLVEMOS TODO A COMO ANTES.
SOLO UN POCO MAS GASTADOS.
SOLO UN POCO MAS ARREGLADOS
O DESARREGLADOS
LA VERDAD QUE TENGO QUE DECIRTE ES QUE NO PUEDO CURAR TUS DESGARROS.

YO AUN TENGO ALGUNOS QUE SANGRAN.
AUN QUE A VECES ME CONVENZAS DE LO CONTRARIO.
MI COCTEL DE DESTRUCCION PERFECTO A LARGO PLAZo
SE HUMEDESE SI LO HAGO ESPERAR.

EL CASO ES QUE MIENTRAS VIVO ESPERO QUE LA
VIDA VUELVA A MI
ESTOY ARREGLANDOME PARA ELLA
MAS QUE LO QUE ME ARREGLO PARA VOS.

ME…

Ver la entrada original 91 palabras más

Sin fronteras…

Es sabido que, en la actualidad, valen más los bienes que los seres, y así, se hicieron ellos sus leyes y afirmaron sin rubor: “Es legal y liberal que, puestos a trabajar, valga más mi dinero que tu esfuerzo laboral”

Y ante las injusticias de esta economía global se crearon ONG que pudieran compensar los desastres producidos; y  “…sin fronteras” surgieron tantas y tan diversas, como paso a relacionar, sabiendo, que serán más las que olvide, que las que voy a citar, pero todas registradas, como podréis comprobar. Y, así, tenemos:

  • Bomberos sin fronteras,
  • Médicos sin fronteras,
  • Enfermeras y enfermeros sin fronteras,
  • Reporteros, periodistas sin fronteras,
  • Payasos sin fronteras,
  • Psicólogos sin fronteras,
  • Abogados sin fronteras,
  • Maestros, profesores sin fronteras,
  • Magos sin fronteras,
  • Farmacéuticos sin fronteras,
  • Ópticos sin fronteras,
  • Traductores sin fronteras,
  • Comercio sin fronteras,
  • Trabajadores sociales sin fronteras,
  • Ciencia sin fronteras,
  • …………

 

Todas ellas, son asociaciones:

  • Benefactoras,
  • Humanitarias,
  • Encomiables,
  • Válidas
  • Necesarias (por desgracia y ante la ausencia de una justicia humana y universal)
  • …………

Y entonces… ¿Por qué no generalizar lo bueno y crear?

  • HOMBRES Y MUJERES SIN FRONTERAS
  • PUEBLOS SIN FRONTERAS
  • TERRITORIOS SIN FRONTERAS

Quién conozca las respuestas, respóndame, por favor.

De momento, yo me apunto y, por si acaso, queda abierto el período de inscripción, que no se cerrará, hasta que estemos todos los seres humanos (en su doble acepción) y sin excepción.

 Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Los ingenuos (8)

No puedo evitar recuperar poemas de años atrás, aunque aparezcan neuras de las que ahora me río, todos tenemos derecho a madurar y cada uno por su camino… Y tras “quitarle el polvo” a los amores de primera juventud  (“Viejos versos de cuando era joven”) voy revisando, entre otros, los de “joven experto”  o de la ingenuidad machadiana “de esa segunda inocencia que da el no creer en nada” y que forman parte de la serie “Los ingenuos”

No puedo estar más contento.
¡Vaya suerte que he tenido!
al haberla sorprendido
en el engaño.

Cuando volvió de pegármela,
con la traición consumada,
me dijo, sin despeinarse,
que solo conmigo estaba.

Ha de entenderse, no obstante,
que no es mi pretensión,
hablar de infidelidad;

el cómo, cuándo, a qué o a quién
se es fiel, es cosa de cada cual.

Pero odio la mentira impenitente,
e interesada, que ignora y daña
a quiénes dices que amas.

Puede que sienta dolor,
pero resulta indudable
que es peor la decepción
por haber sido estafado
por quien menos me esperaba.

Nada de escenas ni llanto,
fiesta por todo lo alto,
que ha sido mi salvación
haberle visto el plumero
sin comerme el pato entero,
cuando aún hay solución.

Se traspasa una condena,
porque ella ya tiene a otro
al que, con todo su amor,
podrá volver a engañar.

A reírme de mí mismo
y a celebrar lo aprendido,
más vale ser un ingenuo
con ganas de superarse,
que un loco enfurecido
que llega a desesperarse.

Evita en toda ocasión

convertir tu orgullo herido
en ira u obcecación.
Sin pensar en la venganza,
llegarás a hacerte sabio,
si te ríes del suceso,
si eres y te sientes libre
para una nueva elección,
sin temor a los fracasos
y mirando hacia lo alto,
sin censura ni reproche.

Actúa después del día,
y deja pasar la noche,
que es imperio de la calma.
No es lo mismo reaccionar
que actuar con reflexión
y aplicar tu decisión.

Yo te lanzo pensamientos
y no es otra mi intención.
Tú, después,
quédate con los que quieras
que siempre tuya es la opción
de disfrutar tanta vida
y tanto amor que te queda.

(de “Los ingenuos” – 8 –  1.992)

 Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Reblogueando y comentando a José Lara Fuentes, en…

“Casita de Muñecas. A mi hija”   

José es mucho más feliz de lo que él mismo cree ahora. Disfruta de tener una preciosa hija que se ha convertido en el centro de su vida y de su atención, pero es muy difícil ser padre y a eso, nadie enseña, solo se aprende, después de haberlo sido y desde la convicción de que, siempre, es mejor intentarlo que abandonar; que, obligados a elegir, es mejor ser un padrazo excesivo, que no tener padre o que no ejerza.

Por todo ello, al leer su entrada, llena de amor e inquietud, volví a extenderme en mis comentarios y, de nuevo, comparto esta reflexión con todas y todos vosotros. Ahí va pues, su entrada y mi comentario.

Gracias José 

Casita de Muñecas . A mi hija.

Pierdo fuerzas, la fatiga me abraza                                          para Soirett D L S.
lo he intentado, él lo sabe,
pero siento que no he sido asertivo.

Cada consejo que nace de la fuente de mi alma, no llega a su destino,
se hace vulnerable, desnudando mi fragilidad, que no reíste mas caídas.
Mi alma está en llamas, me carcome la angustia,
porque no paran de caer letras muertas de mis labios
que divorciados están de tus oídos.
No hago más que preocuparme por ti,
pero el viento sopla en dirección a tu sombra
-te lleva arrastras, te aleja de mi margen-.

¡Qué tragedia la mía¡
-La angustia sobrepasa mi deseo-
El deseo de construirte la casita de muñecas que tanto soñé para ti,
desafortunadamente ,en mi interior, se desmorona.

En cada centímetro de madera
pululan polillas que carcomen
desesperadamente la resina de la casita de muñecas que soñaba para ti.

Se petrifica mi alma,
se desmorona la casita de madera y con ella
mi aliento.
Mis sueños,
ya no colorean tu mirada, creo equivocar la táctica
porque la casita de muñecas desaparece acrecentando mi desconsuelo,
ya no hace más que ahuyentarse,
irse lejos y cada día más lejos de mis márgenes.

Distraído parezco caminar por el mundo, ya no logro ni siquiera
visualizar los pilares que prolongan el tallado de tu corazón.

Pierdo fuerzas, voy a gatas, pero defraudarte nunca hija mía,
no hay nada que pueda vencerme, seguiré luchando,
aunque tenga sueño y las sabanas me arrastren al desconsuelo,
ni siquiera Pitágoras aunque se empeñe en ser intolerante
hará que pueda fallarte.

Confía en mí, hija mía,
como yo confió en el universo
que tiene nuestro calendario.
Hija mía, seguiré cada vez más cerca de ti,
vigilante de tu desarrollo de tu bienestar
impulsándote por siempre.

Hoy, la angustia pasa y estás líneas desahogan mi pena
y avivan mi creencia y fe en nosotros, en nuestra sangre
en nuestro porvenir que en equilibrio y armonía por destino conseguiremos.
El universo te bendiga Mi Mucuchita.

56801e4a3af1ddb38014bd81c17b7597--sabela-cata

JOSE LARA FUENTES

Comentario:

Bello y “humano” tu poema. Disfruta de tu hija, como corresponde, ocúpate de ella, pero no te preocupes, ríete con ella para tapar tus penas. Mira como crece, porque crecerá, contra todo deseo o impedimento.
Todo hijo, empieza a madurar oponiéndose a sus padres, su identidad le pertenece, aunque luego, e inevitablemente, lleva mucho más de ti, de lo que ahora cree o siente y que acaba reencontrando, cuando es dueña de lo que ella quiere de ti, que es mucho, te aseguro, porque el amor del bueno, siempre vuelve y porque ahora sabrá que siempre estarás presente.
Déjala venir, no te aceleres ni te impacientes, no la ahogues con tu amor omnipresente, y al tiempo, no te alejes, para que te sienta cerca, sin sentirse apabullada, que no la impidas volar por miedo a que se caiga. No tengas duda al respecto, se caerá y tendrá, la fuerza que le des, y tus manos, y otras manos, para levantarse una y otra vez, no trates de evitar lo inevitable, es agotador e inútil.
No sueñes por ella, deja que te cuente sus sueños para soñar con ella, los tuyos, son pasado.
No te angusties, tu angustia le hará huir mucho más que tus palabras y tus buenas intenciones.
Por mucho que tú quieras a tu hija, ella no es solo tuya; es hija de su tiempo y de su vida, más que de la tuya.
Disfruta cuando la veas fuerte e independiente, capaz de amar y ser amada “per se”
No aconsejes, ni hagas caso de consejos, ni siquiera, y viva la paradoja, de este.
¡Qué difícil es! ¿verdad?

Este comentario es fruto, lo lamento o quizás no, de mi formación y de mi deformación, profesional. Pero, sobre todo, por ser padre de dos hijos que ya volaron y porque, ahora, puedo aprender de ellos y nos queremos todos intensamente, tras haber cometido todos los errores.
…Si me permites, voy a rebloguear tu entrada y este comentario.
Un abrazo.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Otoño sentido (7)

viviendomadrid.com
Imagen: viviendomadrid.com

Hoy he encontrado a un tonto
que vivía en mi pasado,
incrédulo y asombrado,
preguntó:
Cómo es posible,
con lo que tú has sido,
que ahora vivas donde vives.

Con este defecto mío,

de tratar de explicar,
a quien de nada le sirve,
respondí:

Hasta ahora no elegí
el lugar en que viví,
fue él, quien me eligió a mí.
Y cada vez que se opta,
buscamos lo que nos falta
y evitamos las prisiones,
aunque una vez dentro,
creas, cubrir tus necesidades,
y, te afirman, que disfrutas
de magníficos exteriores,

tienes sábanas de seda
y servicio de habitaciones.

Desconfío de las masas
y de la publicidad,
sea o no intencional.

Por eso llegué hasta aquí,
dónde se puede ir a pié,
a tu paso y tu interés,
a cualquier casa o lugar.

Me miraba impaciente,
pensando que era un tío raro
y arrepentido por preguntar,
Bueno, pues me alegra verte,
ya me tengo que marchar.

Y apresado en su “mercedes”
atado a asiento de cuero
con cinto de seguridad,
le vi alejarse y pensé,
todo eso quedó atrás,
de menuda me he librado.

Y he vuelto corriendo a casa
para ver que, como siempre,
aún seguías a mi lado
¿Qué es desierto mi paisaje?
bueno, casi, casi,
porque aquí estás tú
y, juntos, nos escapamos
por montañas o por mares,
y, cómo no,
a noches de amigos y de ciudades.

Y luego, regresamos,
y parece un país nuevo
en el que mirar tus ojos,
y no otros,
escuchar el silencio,
o nuestra conversación,
o cantar por alegría,
sin tener que ser oído,
aplaudido o censurado.

Y otro día,
cuando sintamos ausencias,
salir a buscar de nuevo,

otras queridas presencias…
Y, otra vez, regresar,
porque, junto a ti,
todo está cerca.

IMG-20171021-WA0027
(labrapalabras-miguel)

(de “Otoño sentido”  -7- )

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Reblogueando y comentando “El pensadero de Yai”

La mente anónima y el pensadero de Yai

El blog “El pensadero de Yai, ha sido un encuentro reciente. Yai piensa bien, porque de bienpensados es la actitud de compartir con los demás y expresar ideas, historias y reflexiones, tal cual, con total transparencia e invitando, o provocando, a todas y a todos los interesados a debatir, compartir o rebatir. Y de esta manera, las ideas de todos crecen y se afianzan. 

Como ya hacía Sócrates cuando hablaba y enseñaba a sus seguidores, nunca se han de dar respuestas, sino hacer preguntas y preguntarse entre todos. Así, cada uno hallará su respuesta (mayéutica)

Me ha parecido interesante la entrada Mente anónima (que reblogueo a continuación) y además, me ha provocado comentarios, que también reproduzco, sobre un tema de debate, actual y eterno, aunque, en estos tiempos, con especial incidencia en las redes sociales. 

Me refiero al fondo y la forma, el escaparate y la trastienda, la imagen y los contenidos,… así como la necesaria cohabitación de unos y otros para ser y estar en el mundo, o si se prefiere, en los diferentes mundos que cada cual habita.

Dejo aquí la entrada de El pensadero de Yai y mis comentarios, por si alguien quiere continuar “echando leña al fuego”

Gracias Yai.

https://elpensaderodeyai.wordpress.com/2017/12/19/mente-anonima/

Comentarios:

Tocaste un tema que invita al debate. Haciendo de abogado del diablo, puede que el dilema no esté en lo bueno o lo malo del anonimato o de la publicidad, sino en la finalidad con la que escribes.
Es mi entorno quién sí conoce mi blog, porque mi ,única intención es compartir con los míos, y con quién le apetezca, lo que necesito y quiero “sacar fuera” no desdeño que sean muchos, pero no quiero empujar, ni mover los brazos en la cara de cuantos pasan por la calle para llamar su atención. Mi cupo de a los que, en mi día a día puedo prestar atención, está cubierto.
Si fuera sociólogo, me encantaría hacer un estudio por tramos de edad y respuestas en uno u otro sentido. Pero ya sabes, “las encuestas las carga el diablo” y dejan de tener valor sintomático o predictivo en cuanto se publican como “verdades”
También pudiera ser que, alguien que ha tenido una vida con mayor exposición pública de la deseada, cerrada esa etapa, pretenda no ser “reconocido” en otras facetas de su vida. Hay ambientes o entornos profesionales en los que es agobiante y hasta contraproducente, ser muy conocido y es mejor cambiar de aires abrirse a nuevas gentes y a nuevos paisajes.
Por cierto, me encantan las redes sociales y colecciono plumas estilográficas… Ambas de uso discrecional y cada una en su momento.
Espero que no te importe si reblogueo tu entrada.
Saludos

 

Pues sí que da para debate. De momento, estoy encantada escuchando sus experiencias y sus opiniones al respecto.
Supongo que es como dices, la finalidad del blog te decantará por una decisión u otra.
Es muy interesante también lo que dices de que según en qué ambientes profesionales te muevas, te podría beneficiar o perjudicar en cierta medida salir del anonimato.
Siempre que se haga un uso apropiado de ellas, las redes sociales tienen su utilidad, es innegable. 😉

Es todo un honor para mí que quieras rebloguear mi entrada, así que adelante. Muchas gracias por eso, y por aportar otro punto de vista. Se agradece. ☺

Te gusta a ti

Gracias a ti. La actitud abierta y la disposicion a escuchar a otros, serán siempre los mejores cimientos para establecer una comunicación válida y positiva en cualquier medio o soporte… Y ese, es tu caso

Le gusta a 2 personas

 
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Viejos versos de cuando era joven (4)

PraderadeSanIsidro663x335_1406289313.195
Romería en la Pradera de San Isidro – Francisco de Goya y Lucientes, 1778

Romería de San Isidro. Madrid – Recuerdos de niñez

Es 15 de mayo y la mañana ha empezado oliendo a chocolate con churros… Es el Día del Santo y con incontenible algarabía, nos vamos de romería.

Bajaremos hasta el Manzanares y, a la llegada al Puente de Segovia, torceremos a la derecha, para seguir bordeando el río, hasta divisar el cerro. Se nos va uniendo gente desde todas las calles y caminos, vienen en caballo, en carros, en autobuses y, la mayoría, como nosotros, andando.

Desde hace unos días, las casas próximas a la ermita nos lo venían anunciando con sus portales abiertos y los patios salpicados de colores y olores de claveles, geranios, verbenas, romero y hierbabuena.

Las casas se han vestido con sus camisas de gala, blancas de cal, inmaculadas. Y en la pechera, sobre la puerta de la principal, resaltan las puntillas y bordados de piedra del escudo blasonado y con encajes en puños y bajos, de ramos de flores depositados a ambos lados.

Al costado derecho, está la Fuente del Santo, – de la Sacramental que hay detrás, hoy no hablamos, que estamos de fiesta -.

Se narran milagros sin fin para los que bebieron su agua. Y la primera acción milagrosa, es lograr tragarla, con ese sabor salobre, áspero, de barro, cal y hierro oxidado, reseca de sal y de siglos esperando a los peregrinos, que solo podrán beber hoy, arrimándose al abrevadero, hacinados, mientras otros protestan y guardan la cola, porque todos quieren beber y llevarse agua del santo para sanar los posibles males que pudiera tenernos reservado el año. La impaciencia era parte de la tradición, hoy subsanada mediante la instalación de una barra de cinc alrededor del pilón y barmans llenando vasos de peregrinos.

Mi padre me enseñó que siempre ha de tomarse distancia de toda multitud, contemplar la escena y no “dejarse llevar por el rebaño”… Bastaba con esperar a la hora de la comida y la inevitable siesta, para que la fuente fuese vaciándose y aprovechar para llenar nuestros botijos, recién comprados a los muchos botijeros, en sus puestos o con sus burros, pues también era costumbre estrenar el botijo con agua del santo. Después, ya vendría el anís, para que se quedara listo de cara al verano.

Mientras, paseaban por toda la pradera las aguadoras. Hacia nosotros se encaminó una gitana vieja, con la saya hasta los pies, y sobre esta, un mandil bordado y un clavel en la cabeza. A su lado, una joven morena, con el pelo brillante y negro como el azabache,  

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Seguir leyendo “Viejos versos de cuando era joven (4)”