Palabras de alambre y sangre

Quieren coserme la boca con concertinas de alambre, ensangrentar las palabras que quieran saltar las vallas, y apresarlas, justificando que las palabras delinquen, no cuando a ti te mienten y te estafan, sino cuando son molestas para aquellos que nos mandan o les estropea el negocio a vampiros insaciables. Un “respetuoso” silencio, impera en los…

Disyuntivas y proclamas

Una radio, tertulia o noticiario habla por tu boca cuando opinas, no me pidas que me posicione cuando planteas disyuntivas, ya no tienen sentido ni cabida tener remordimientos, frustraciones, asignaturas pendientes, éxitos, batallas u ocasiones perdidas. Y como tengo nada que hacer, pues nada hago, y en mi quietud, impotente, clamo, rujo y bramo por…

Dónde vamos

Creyendo recrear los viejos años, los nuevos se te escapan. No malgastes ni una lágrima, para ese tiempo incierto entre muerte y nacimiento, resulta que es muy escueto. Obedeciendo, perdemos, pero no te hagas profeta, para difundir  el cuento. Son amores, aunque viejos, los que se vuelven tormento, los que sobreviven y los que ya…

¿Escribo solo de mí?

  Podrá comprobar cualquiera que solo hablo de mí, de mis gentes, de mis pueblos, mis viajes, pensamientos… ¿por qué seguir? Tampoco puedo afirmar que haya perdido el sentido, puede que, precisamente, porque ya lo haya perdido He encontrado la respuesta, hacía ya mucho tiempo que, como una obviedad, estaba ahí, y como tal, la…

¡Qué bien!

Cada vez que creo tener algún motivo de queja, antes de hablar, freno en seco, corto, y cambio, por un ¡Qué bien! Qué bien si te dicen loco, si alcanzas con tu locura lugares insospechados y seres extraordinarios. Y qué bien por la cordura para reparar los daños al regreso de tus sueños y a no…

Es mentira, no te quiero

Soy un ser independiente y no pienso nunca en ti ni jamás te echo de menos. Y aun así, a cada minuto, reapareces en mis sueños, los invades, me molestas, te presentas, atentando a mi razón más estricta a mi mundo y conveniencia. ¿Qué haces tú en mí, ahora si nadie te ha llamado? y…

A mi madre (III)

Hoy ha nacido marzo y no se acabó febrero, aquel que no terminaste, no verás ya otro nuevo. Tampoco caí en la cuenta en los más de ochenta previos. Y por mi eterna ignorancia, por ser  niño, o ingenuo, seguimos sin advertir que tratabas de ocultar tus dolores con sonrisas. No distinguía, sí escuchaba, tus hondos…

Mis manos no crean

Debí nacer artesano para construir de veras, mas son tan torpes mis manos, que solo se mueven seguras, con la pluma o el teclado. Y así he hecho cuentos, entelequias, ilusiones, decepciones, sentimientos, nada sólido, todo en etéreo. No sé si es apropiado el uso del verbo “hacer” para contar lo que escribo, pienso, digo,…

Oración

No sé si existes, o no. Es más, no sé que será peor. Si eres y no estás… ¿a qué se debe tu ausencia? Yo prefiero creer o pensar en tu inexistencia. He visto mucha buena gente a la que amo y respeto, y que son buenos creyentes. más necesito entender; dime, si estas ahí….

Años como perros rabiosos

Años, sobre años vienen, traen, perros rabiosos y con alas. Solo a mí se me aparecen y a mí solo me persiguen; sobre mí siento sus fauces, arrancando de su presa, mis vísceras y, en mi cabeza, sueños, perspectiva, ideas,… Recortándome el futuro, me atajan lejos del mar, por el aire y por la tierra,…

El pasado imperfecto rima en “-ía”

Te diré que te quiero en clave de sonajero, de cuadernos de rayas, de renglones torcidos y manchados de migas, y bocadillos medio comidos, al fondo de la mochila. A la ora del recreo —con hache, que te veo— a jugar, a correr y a vocear con la prisa que nos da esa media hora…

Pisadas

Originalmente publicado en Corazones Idiotas:
Pasos… Sin destino. A la contra. Sin mirar el horizonte. A ciegas sube y baja. En equilibrio constante de las pisadas. Pisadas que recorren en el mundo caminos imposibles con piedras camufladas, como esperando tropiezos de los pies descalzos. Con suerte… Esclavos. iñaki navarlaz rodríguez A la contra *Imagen de…

Cuando escribo sobre ti

Cuando escribo sobre ti lo hago con tinta roja, cual si mis palabras fueran desgarros en una hoja, hechos de distancia y tiempo, sangre con caligrafía. Aunque sé que hablo a un papel es porque no hablo contigo, pero cuando esto recibas, no me dolerá saber si lo besarás, cerca o sobre el beso invisible, como es…

Que sigas. Es una petición y un imperativo

Malvivo por sobrevivirme, aun sabiendo que no puedo, es inexorable, no hay salida, igual que un pez boqueando en una acera o un gusano en el agua, panza arriba.   Acelero y equivoco mi camino acercándome a aquello de lo que huía, —se ve que soy maduro y optimista—. ¡Ay qué risa! Con inútil rebeldía…